Que tu sonrisa sea tu carta de presentación, la amabilidad tu fiel compañera y el agradecimiento y la humildad tus mejores amigos     (Émer Roures Márquez) 


Las virtudes del corazón

Mi experiencia me ha llegado a concluir que todo camino espiritual serio, es decir, que nos facilite la completa realización del ser o iluminación, debe de estar sustentado por la práctica de una serie de virtudes que yo denomino del corazón.
La práctica de "Las virtudes del corazón" nos pone en coherencia con nuestro verdadero ser, espíritu, esencia, chispa divina o como quieras llamarlo, y esto es fundamental para lograr la completa iluminación, y por tanto, la liberación definitiva de todo sufrimiento haciendo que el verdadero amor sea el que guíe nuestra existencia.
“Las virtudes del corazón” son distintas puertas que nos conducen a conectar conscientemente con quién somos en realidad. Sólo conectando con nuestra esencia podemos transformar nuestra existencia incrementando de forma sostenida nuestro bienestar en todas los ámbitos de nuestra vida, empezando por la sanación de la relación con nosotros mismos. Y, desde allí, ir transformando las demás áreas: salud, trabajo, dinero, relaciones, etc.
“Las virtudes del corazón” son un tesoro maravilloso que está guardado en nuestro corazón. Solo tenemos que conectar con él y dejar que se expresen a través de nuestros pensamientos, emociones, palabras y actos. Esto supone una transformación completa de nuestra vida dando cabida a la paz, el amor, la abundancia, la salud, la alegría, la ecuanimidad, la sencillez, la sabiduría, la aceptación, la belleza, el silencio, etc.
La práctica correcta de “Las virtudes del corazón” es un camino espiritual en sí mismo. Debemos aprender a practicarlas de forma recta para recolectar sus maravillosos frutos. Su práctica correcta nos permite lograr trascender el ego alcanzando la verdadera libertad.
“Las virtudes del corazón” no es un método de autoconocimiento ligado a ninguna religión o filosofía concreta. Están en la base de todo. Nacen de la sabiduría perenne de la cual florecen todos los caminos espirituales reales. Siempre han estado allí y han llegado hasta nuestro días pero de una forma un poco tergiversada. Es necesario que las recuperemos en su esencia y las practiquemos para no solo crearnos a nivel individual el paraíso en la tierra sino también para contribuir a crear una sociedad amorosa, y, por tanto, cooperativa, responsable, libre y enfocada en el bien común.

 

¿Cuáles son “Las virtudes del corazón”?
El desapego
El respeto
La responsabilidad
La bondad
La generosidad
La gratitud
El perdonar
La compasión
La veracidad
La humildad
La devoción

¿Qué significa que debemos practicarlas de forma recta?
Ser capaces de practicar “Las virtudes del corazón” de forma recta significa que las tenemos que articular desde el verdadero amor. No el amor romántico o eso que nos han enseñado que es el amor. Eso no es amor, eso es un sucedáneo en base al cual se perpetran auténticas barbaridades: control, apego, manipulación, dependencia, desvaloración, etc.
El amor es aquello que une, integra, sana, libera, purifica, da sentido, genera autoestima y alegría, suelta, deja ser, es capaz de ver lo verdadero en uno mismo y en todo lo existente. El verdadero amor surge de nuestro corazón, de nuestra chispa divina.
Es través del contacto con nuestra chispa divina que deben ponerse en práctica “Las virtudes del corazón”.
“Las virtudes del corazón” son un camino y a la vez una meta para lograr la unión consciente con nuestra chispa divina para ser capaces de pensar, sentir, hablar y accionar desde el puro amor.
Te preguntarás ¿cómo puedo accionar desde el amor si me ego desbocado me llena de ira, envidia, frustración, resentimiento? La práctica de “Las virtudes del corazón” te permite avanzar hacia la conexión con tu verdadero ser a la vez que vas trascendiendo el ego logrando articular tu vida cada día un poquito más desde el amor.

¿Cómo podemos practicarlas correctamente?
Una de las claves más importantes es lograr encarnar el verdadero desapego. Es decir, ser capaz de pensar y hacer sin ninguna intención o expectativa más allá de hacerlo por puro amor hacia ti y hacia todos los implicados. Lograr hacer sin ninguna intención oculta de tu ego, sin desear obtener nada a cambio. Hacer y desapegarte completamente de lo hecho.
Otra clave es analizar tu práctica de forma honesta, reflexionar el por qué y para qué haces las cosas. El desarrollar esta habilidad te permite ir desenmascarando progresivamente a tu ego y darte cuenta de que tiende a actuar de forma egoísta, egocéntrica y apegadamente. Cuando te das cuenta de esto, has dado un gran paso por qué puedes cambiarlo. La práctica de “Las virtudes del corazón” te guía y ayuda, a la vez que es una brújula que te marca tu avance en tu proceso de trascendencia del ego y de tu coherencia con tu verdadero ser.

¿Quieres saber más sobre las virtudes del corazón?
Contacta conmigo:
Sígueme en la redes:

Herramienta que te facilita la práctica
Ho’oponopono autoidentidad es una método de autoconocimiento muy efectivo y sencillo de practicar en tu vida cotidiana, y que, sin lugar a duda, sustenta y te ayuda en tu práctica de “Las virtudes del corazón”. Te lo recomiendo en base a mi propia experiencia.
Te dejo el link a mi curso online.

¿Cómo llegaron a mi vida “Las virtudes del corazón”?
Tras un difícil y desafiante proceso (iniciado en 2018) cuyo momento más complicado se extendió durante casi dos años surgieron en mi conciencia “Las virtudes del corazón”, junto con la comprensión profunda de su importancia para afrontar y vivir la vida desde un estado de coherencia con nuestro verdadero ser.
El conectar con esta sabiduría perenne y reflexionar cómo las había estado aplicando de forma natural en ese proceso transformó mi comprensión de mi misma y de todo lo existente. Me siento con la responsabilidad de compartir esta sabiduría para que toda persona que así lo sienta pueda aprovecharla y transformar también su vida creando bienestar en si vida en todas sus manifestaciones en su vida: alegría, salud, abundancia, relaciones saludables, etc. y, en definitiva, articular su vida desde el verdadero amor.
El pensar, sentir, hablar y actuar desde “Las virtudes del corazón” te libera del sufrimiento, te favorece recolectar lo trascendente de toda situación, conectar con lo sagrado o verdadero y vivir y acompañar desde el amor.


Correo
Llamada
Acerca de
Instagram
LinkedIn